Esta profunda frase en maya es parte del ritual de bienvenida que Verena Gerber Stump acostumbra dar a los huéspedes de su hotel, pero es, al mismo tiempo la filosofía que la ha llevado a creer en un proyecto ecológico y sustentable, armónico y respetuoso con la naturaleza y  con la comunidad.

XIXIM, Unique Mayan Hotel toma su nombre del maya, xixim, quiere decir concha de mar pues es así, como se designa a la punta este de la Península de Yucatán, sitio que desde hace 22 años alberga este proyecto eco turístico, galardonado porFood and Travel Reader Awards México como Mejor Hotel Ecológico en México y ganador del Certificado de Excelencia desde 2011 a la fecha por Tripadvisor.

Hace 22 años, cuando se abrió el hotel, el plantearse un proyecto ecoturístico y sustentable era novedoso y alentador en lo abstracto pero complicado en lo concreto, de acuerdo con Verena Gerber, lo más difícil ha sido el plantearse qué ecotecnias llevar a cabo ya que algunas son económicamente inviables como la generación de energía fotovoltaica, aunque actualmente es más accesible, su costo es muy elevado, otro ejemplo es la instalación de colectores solares para calentar el agua salada.

Hoy en día, las ecotecnias aplicadas son parte de las actividades solicitadas por los huéspedes, los cuales en un recorrido de 20 minutos pueden conocer el sistema ecológico del hotel, la separación de residuos y composta y una visita al pozo de agua salada, de donde se obtiene, mediante distintos métodos de purificación, agua pura que consumen los huéspedes y personal. Cabe mencionar que todas las aguas se reciclan; las aguas grises de las regaderas y lavabos fluyen a filtros biológicos y se utilizan para regar los jardines. Las aguas negras van a un Sistema Integral de Reciclaje de Desechos Orgánicos (S.I.R.D.O) donde se sedimentan y son utilizadas como inóculo para la composta.

Pregunté a Verena lo que la motivó a edificar un proyecto ecológico y me respondió sin dudar: “el amor a la naturaleza, a la conservación y preservacion, me lo enseñaron mis padres desde muy chiquita, el no matar, el ser y estar enmedio de la naturaleza”.

Y es justamente en medio de la Reserva Especial de la Biosfera Ría Celestún, donde se encuentra Xixim, inspirado en una antigua aldea maya, con altos techos de palma y construidos con materiales reciclables.

Ya me tocó estar ahí y ser alcanzada por esa fórmula mágica, hospedarme en un lugar que pondera el bienestar no solo del huesped sino del entorno, escuchar la sinfonía de las olas del mar y los cientos de aves de la región, ver plantas y árboles en esplendor y ser recibido por personal calificado, el cual, además en su gran mayoría proviene del poblado de Celestún.

La abundancia se expande a las diversas actividades que se pueden llevar a cabo en la región, como las excursiones al manglar en busca del flamenco rosado,  a la salinera, ojo de agua, paseos en bicicleta o kayak, senderos interpretativos de flora, visitas a sitios arqueológicos, cenotes, haciendas henequeneras, avistamiento de aves, safari a la luz de la luna, pesca y clase de cocina yucateca.

Otra opción es simplemente  seguir las huellas del sol y recorrer al amanecer o atadecer la playa de arena blanca y conchitas que acompañan la inmensidad y transparencia de las aguas del Golfo de México, admirando la sincronía de cada elemento en tiempo y espacio.

 

CLASE PREMIER

El pasado 6 de noviembre, en el marco del premio turístico de la CDMX, Más México, recibió un reconocimiento por su contribución a la promoción turística de la ciudad de México, aprovecho este espacio para agradecer la distinción y reiterar, que más allá de fines promocionales o turísticos, lo que nos mueve es un profundo amor y admiración hacia nuestro país y hacia esta ciudad inmensa no en tamaño o población, sino en alma y corazón, compleja y adictiva, la única Ciudad de México.

*Columna publicada originalmente en El Heraldo de México

https://heraldodemexico.com.mx/opinion/claudia-gongora-in-lakech-hala-ken-yo-soy-en-ti-tu-eres-en-mi/

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA