• La Paz ofrece experiencias únicas en la temporada de invierno. 
  • Visita la Puerta de Entrada al Mar de Cortés para disfrutar de los avistamientos marinos. 

Visitar La Paz en temporada de invierno siempre será una de las mejores experiencias para chicos y grandes gracias a la diversidad de actividades que se pueden realizar en el destino, y sin duda, una de ellas es el avistamiento de la vida marina en su hábitat. 

El Mar de Cortés, conocido mundialmente como El Acuario del Mundo es hogar de casi el 80% de la biodiversidad marina; en sus aguas se pueden observar múltiples especies de peces de todos los tamaños, corales, moluscos y vegetación. Como parte de esta gran diversidad, cada año el tiburón ballenareúne a miles de turistas que quieren admirar su grandeza a sólo unos metros de distancia, o bien, nadar a su lado. 

Es importante destacar que la Bahía de La Paz fue declarada recientemente como Área de Refugio del pez más grande del mundo. 

Así mismo, la calidez de las costas mexicanas recibe 8 de las 11 especies de ballenas conocidas, entre las que se encuentran la ballena jorobada, la ballena minke, bryde, sei, la gris y la azul, conocida como el mamífero más grande del mundo.

La ballena gris se puede avistar fácilmente por el lado del pacífico desde los puertos Adolfo López Mateos y San Carlos, Guerrero Negro, Bahía Magdalena, la laguna Ojo de Liebre y la de San Ignacio, estas últimas decretadas como refugio de ballenas y ballenatos. 

Aunque la temporada de avistamiento comienza en el mes de diciembre, es en el mes de febrero y principios de marzo cuando se pueden observar mayor cantidad de ejemplares. 

Para realizar los avistamientos de ballena gris y de tiburón ballena de manera segura y responsable, en La Paz se pueden contratar tour operadores que cuenten con todos los requerimientos solicitados por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) en coordinación con la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) y la Secretaría de Marina Armada de México (SEMAR).

DEJA UNA RESPUESTA